Blogia
gataytortuga

SE FUE

SE FUE

El tren que nunca me atreví a coger se me ha escapado. Lo acabo de ver escaparse delante de mis narices. Creo que tenía un billete, aunque una nunca está segura de eso hasta que no se sube en él  ya que muchas veces ves un tren precioso que te encantaría que fuera el tuyo pero tu billete no casa con el andén o simplemente sus puertas no se abren.

Yo siempre cogía el mismo tren. Ya sabes lo bueno y lo malo de las cosas que tiene, lo que te ofrece, el número de vagones... Lo sabes casi todo del tren. Tu tren.

Los trenes nuevos tienen muchas cosas: pantallas de tele para ver una película si el trayecto es largo, reposa pies, te dan una almohadita para que te recuestes y estés muy a gustito....

Lo malo de esto es que si te metes en uno pues ya no puedes seguir en el otro. Es cuestión de física... porque ya sabéis que no se puede estar en dos sitios a la vez y además a mi nunca me gustaría estarlo.

No quise cambiarme de tren porque siempre pienso que las reformas que haga el originario serán siempre para mejorar y que habrá una que lo cambie de tal forma que te parezca el tren más maravilloso del mundo aunque los respaldos sean de tela mala en vez de terciopelo. No puedes dejar tu tren porque en cualquier momento sucederá y tienes que estar presente porque si no estuvieras nunca te lo perdonarías.

 

La solución: ponerte delante del nuevo tren, mirarlo y dejar que las puertas se cierren sin ni siquiera preguntar al revisor si tu billete vale para ese tren porque tu nunca lo sacaste sino que te calló del cielo. ¡Cruel cielo que te lo arrojó!

Podéis pensar que la decisión tomada desde mi punto de vista es errónea pero... ¿cual no? Todas lo son de alguna manera pero la cosa es que la vida sigue y quiero que la mía también lo haga...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

TeReSa -

Gracias. Me has hecho sentir llena de vida. Soy un tren abandonado, me dejaron por uno más llamativo... pero mi vida vale tanto o más de lo que pensé y ahora que mis puertas no se abrirán jamás a cierto billete de ida y vuelta demasiado manoseado.Eres genial. Ojalá el mundo conozca la magia de tus palabras. Un beso. TeReSa

Ethe -

Llámalo casualidad, yo me he quedado asin O_O, pero tengo un texto parecido que escribí también para el tren xDDDDDDD. Joer, si es que me ha dejao flipada xD

jop -

O como diría Anthony Blake:

...Y recuerden...
...Todo lo que han visto ha sido producto de su imaginación. No le den más vueltas, no tiene sentido...

Que seguro que lo tiene, pero bueno.., será por trenes en la vida...!

La Gata -

Este post es otro de esos retrospectivos que escribimos hace mucho tiempo. Tiene múltiples interpretaciones...y las actuales no tienen porqué coincidir con la originarias.

La niña del mar -

Tenemos miles de billetes para miles de trenes. Sabrás cuándo es el momento para bajarte de tu tren y empezar un nuevo viaje en otro, sentirás esa necesidad. Es muy difícil que los trenes cambien, lo importante,la máquina, es siempre la misma aunque cambien por fuera. A veces es necesario dejar escapar un tren para dejar que entre en la estación otro que te guste más.
Un besazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Superpera -

Sara, ya he leido tu post (para ser exacto dos veces para ver si me enteraba mejor). Es complicado pillarle el sentido, pero se que tiene que ver con el existencialismo y el significado de la vida. Voy a leerlo otra vez porque creo que estoy a punto de pilarle el meollo (creo que es la primera vez que escribo esta palabra en mi vida) al asunto. Estas de bajón?? Eso no me gusta nada. Por cierto como dato adjunto al comentario decirte que estoy escuchando James Blunt (me lo grabaste tu). Un beso!

anonimo -

Lo normal es que el tren originario cambie cuando lo has dejado por el nuevo, mientras tanto se queda estancado en su forma, ya que sabe que tiene al viajero asegurado, pero si se le va, es entonces cuando mejora.

ese. -

que mal me sienta madrugar

Anónimo -

es bonito aunque no me he enterado bien del todo como con mulholland dr. pero esa va de carreteras, perdidas como los trenes.

esta mañana a las 7 iba hacia el cercanias, me he metido la mano en el bolsillo y no estaba el abono, me he dado la vuelta, 10 pasos. el abono estaba en la mochila, media vuelta = tren perdido con las puertas cerrandose en la cara. 10 pasos,solo 10.

esto da mucho de si.

me voy andando.

anonimo -

Ya sabes que hay muchos trenes y estaciones en los que viajar y que nunca sabes lo que te depara el trayecto, eso es lo divertido. Solo hay una cosa segura, todos lo trenes envejecen, se quedan desfasados, el secreto está en que llegará un día en que lo aceptemos y cesaremos en nuestro empeño de dejarnos deslumbrar por las nuevas tecnologías...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres